sábado, 13 de septiembre de 2008

Aprendiendo a pensar

Llevo años interesado en el tema del pensamiento. Cómo funciona, de donde proceden las ideas, de dónde las emociones, cómo procesamos la información...
¿Alguna vez os habéis preguntado cuántas horas nos detenemos al día para pensar? Si hago esta pregunta es posible que muchos consideren que están todo el día dándole vueltas a la cabeza y no dejan de pensar en unas cosas y otras. Otros me dirán que, claramente, se pasan el día pensando, de otro modo no podrían desempeñar todas las tareas cotidianas. A lo que yo me refiero es, ¿Cuántas horas le dedican exclusivamente a pensar? O lo que es más importante, qué valor de aprendizaje ofrece este tipo de pensamiento a sus vidas.

El fin de este blog es el pensamiento basado en el aprendizaje, y como consecuencia, el pensamiento orientado al progreso cognitivo. En todos los artículos publicados dedicaré especial atención a los procesos de pensamiento, al aprendizaje, y además, al futuro de las organizaciones, a la creatividad e innovación, a las nuevas tecnologías como forma de desarrollo y finalmente, el valor de las personas en las organizaciones del mañana.

No hay comentarios:

Compártelo