domingo, 24 de mayo de 2009

Fluidez

Es importante estar preparado para abordar nuevas oportunidades y conocer unas pautas que te ayuden a entrar en el terreno con el buen pie. Cada vez que quiero lograr algo suelo seguir unos pasos básicos:

- Visualiza lo que quieres conseguir. Es la parte más emocional, la menos racional y la que hace que te mantengas ilusionado para alcanzar lo que quieres. Debes tener una imagen clara en tu cabeza de la forma, el olor, el color… Cuanto más claro esté en tu mente, más fácil podrá hacerse realidad.
- Analiza el territorio. Es necesario un poco de racionalidad, puesto que de ilusiones no se puede vivir. Por otro lado, es conveniente no quedarse en este terreno durante mucho tiempo, puesto que si le añades demasiada racionalidad a un sueño es posible que pierdas las ganas de conseguirlo. El exceso de análisis conduce a la parálisis.
- Ejecuta acciones para conseguirlo. Es la parte en la que empiezas a tomar cartas en el asunto, cuando realmente puedes empezar a ver como las cosas se materializan. Es la parte creadora que además te hará descubrir aspectos que no se podían conocer gracias al análisis.
- Establece puntos de control. A medida que ejecutas acciones recibes reacciones que deben ser analizadas y medidas. Lo que no se puede medir no se sabe si mejora, y lo que no mejora termina por estancarse. Es muy importante establecer puntos de control y medida para ver si estás progresando.

Esta simple disciplina debe ejecutarse a modo de ciclo. No es cuestión de seguir los pasos, es cuestión de mantener la fluidez necesaria para que las cosas sucedan.

No hay comentarios:

Compártelo