martes, 26 de mayo de 2009

El caso Brown en la F1


“La competencia ya no será entre grandes y pequeños, sino entre rápidos y lentos” (Nikesh Arora, Vicepresidente de Google).

Considero que el mundo de los negocios va más de intuir algo y seguir adelante que estudiarlo de manera meticulosa hasta llegar a una conclusión. ¿Qué te la das? Algo que has aprendido, ¿qué tienes éxito? Tenías buen olfato para los negocios (Estoy seguro de que muchos referentes del mundo académico me colgarían por esta afirmación...). Pero el tiempo no espera, y menos ahora que las cosas circulan a una velocidad de vértigo.

En los tiempos que hoy corren muchas de las organizaciones han perdido flexibilidad. No saben responder de manera eficaz a los nuevos cambios de la demanda y se rigen por las inamovibles estrategias a largo plazo que quizás hoy hayan dejado de tener valor.

Como contempla Nikesh Arora, parece que ya no es cuestión de tener recursos. Con fenómenos como la crisis se está comprobando que muchas organizaciones que funcionaban a todo gas en tiempos de bonanza ya no lo hacen. Las organizaciones con mayor flexibilidad y rapidez serán aquellas que logren el éxito.

Ejemplos como el caso Brown GP en la Formula 1 dan un referente claro de que no es cuestión de poder, sino que es más bien una cuestión de aprovechar las oportunidades y adaptarse a las nuevas circunstancias.

Por otro lado, la experiencia es un factor fundamental. Ross Brown es uno de los ingenieros que dieron los siete títulos mundiales a Michael Schumacher. Quien piense que los genios surgen de la nada para revolucionar el mundo de la Formula 1 está muy equivocado. Talento y experiencia son factores que suelen ir de la mano en la gran mayoría de los casos.

Fuente: nomada

No hay comentarios:

Compártelo