jueves, 2 de octubre de 2008

Visita al Polo Garaia


El pasado martes asistimos a una charla celebrada en el Polo de Innovación Garaia.
Nacho y yo efectuamos unas prácticas para ellos hace unos meses. Fue uno de esos trabajos a los que muchos aspiran, trabajo en casa y disponiendo de las horas que mejor te vienen. El caso es que era difícil encontrar las horas, porque estábamos de exámenes, pero si te administras bien llegas sin problemas.
El edificio, con un toque sofisticado y un diseño interior minimalista no defraudó, aunque sí se apreciaba que estaba totalmente vacío. La charla destinada al informe COTEC 2008 de innovación nos resultó interesante y en cierto modo, supone una manera de ir metiendo la cabeza poco a poco en esto a lo que llaman Innovación.
Sinceramente, en un futuro, quisiera trabajar en un centro que destinara su energía a estos temas. Unos se sienten cómodos junto a los coches, otros encuentran interesantes las tareas administrativas, hay quien pueda encontrarle su cosa a servir copas en un bar (lo he estado haciendo estos días en el bar de mis padres, pero no creo que sea mi vocación).
El caso es que a mí me gusta trabajar con ideas. No sé hasta qué punto esto de trabar con ideas puede tener un sentido práctico, pero algo me dice que ahí está mi futuro. Los números nunca han sido mi fuerte, las letras, bueno... me defiendo, sí que es cierto que me llaman más.
A mí me gusta trabajar sobre lo que no tiene forma inicial. Las ideas son así, como la plastilina, como un trozo de papel. Les puedes dar formas diferentes...
En realidad lo que me pasa es que soy un artista frustrado en el mundo de la empresa... Quién sabe, quizás más adelante se valoren las dotes artísticas en el mundo de los negocios. En un futuro podremos hablar de un nuevo concepto "La empresa orientada al arte".
El futuro en definitiva es algo a lo que le puedes dar forma, como la plastilina y la innovación es la nueva forma que tiene el presente.

No hay comentarios:

Compártelo