jueves, 12 de febrero de 2009

Conexión



Confío en los movimientos de unión y de interactividad. Apoyo todo organismo orientado a la conexión y refuto todo aquel que hace distinciones entre iguales.

Todo acto de exclusividad es un error rotundo y se codea con las más retrógradas ideologías.

Y con esto no quiero decir que no se deban conformar tribus de manera independiente que comparten puntos en común y se agrupan por cuestiones afines. Porque son necesarias, porque cada una de estas tribus crece bajo la más enriquecedora individualidad, pero también se desarrollan bajo una interdependencia que promueve la colaboración con otras tribus con el fin de generar un valor incrementado a la comunidad humana global.

Pero solo cuando desaparecen las barreras compuestas por algo a lo que yo llamo racionalidad injustificada, únicamente cuando se derriban los empinados muros que limitan la actuación de quienes quieren conocer, podemos interactuar en libertad.

Tristemente seguimos viendo inconscientes rejas forjadas bajo el miedo o quizás bajo una comprensión limitada que evita reconocer que en definitiva todos nosotros somos personas.

No hay comentarios:

Compártelo