martes, 24 de marzo de 2009

Visita del emprendedor Sixto Jiménez Muniain


Hoy hemos tenido el privilegio de conocer a Sixto Jiménez Muniain, una persona con una gran experiencia, un currículum muy abultado y una pila de éxitos profesionales a la espalda. Son muchas las cosas de las que nos ha hablado. Entre todas ellas no ha habido nada que me haya desencajado, y empiezo a considerar que todos los emprendedores tienen una fórmula muy parecida para lograr el éxito aunque con diferentes enfoques. Entre las cosas más importantes que nos ha citado podría destacar las siguientes:

- Si queremos lograr el éxito en un equipo de trabajo, debemos crear una cultura de confianza.
- Debemos ser capaces de eliminar la racionalidad para comenzar a ver las cosas desde una óptica más emocional. Somos más emoción que razón, y nuestra inteligencia social nos llevará a mejores caminos que los que nos proporciona la razón.
- Debes sospechar de ti mismo continuamente. No somos perfectos, así que tenemos que reconocer nuestros defectos para crear hábitos que nos hagan más competitivos cuando no estamos satisfechos. Además comenta que la suerte es un factor clave para el logro del éxito (en este aspecto discrepo, yo no creo en la suerte)

Estos han sido, de primeras los consejos, aunque a lo largo de la charla ha tocado muchos otros temas que no dejan de ir en consonancia con lo que comentaba desde un principo.

Entre los que más interés me han causado, he anotado los siguientes:

- No prediques lo que no eres
- Para lograr nuestros objetivos de manera eficiente, debemos priorizar. En ocasiones caemos en el gran error de elegir los objetivos menos vitales y los servimos como vitales al resto.
- Si queremos cambiar debemos destruir la empresa continuamente.
- Eliminemos el temor y transmitamos seguridad a los demás. A todo el mundo le gusta sentirse seguro.
- Hagámonos un examen de conciencia más a menudo.
- Debemos estar al servicio de nuestro proyecto en el cual debemos estar dispuestos a asumir responsabilidades y no esperar a que las deleguen en nosotros. Tengamos el coraje de asumirlas nosotros mismos.

En definitiva, han sido muchos los temas que ha tratado, pero ha habido uno que me involucra directamente, se trata de las fases que debemos seguir a la hora de crear un negocio. Comentaba que sí que está muy bien eso de que cada uno se enamore de su negocio, pero que lo haga con sentido común. No merece la pena enamorarse y perder el enfoque, al final un negocio está hecho para que se sostenga en un futuro, y si no atendemos a estas fases difícilmente lo hará:

- Necesidad del producto o servicio. No es cuestión de vender lo que nos gustaría vender, sino que existe esa necesidad.
- Oportunidad de producto o servicio. Conocer el momento en el que sacarlo al mercado. En ocasiones hacerlo demasiado pronto puede que no llegue a cuajar.
- Idoneidad de la empresa. ¿Podemos hacerlo? ¿Tenemos la capacidad para ello?
- Reacción previsible de competidores o seguidores. Hay que tenerlos muy en cuenta.
- Reservas ante retrasos. Uno de los errores en los que suelen caer muchos emprendedores suele ser que ajustan tanto aspecto de financiación que cuando piden el crédito al banco, resulta escaso a la alarga. A poder ser, debemos pedir el crédito en exceso puesto que en muchas ocasiones todo resulta ser más duro de lo que parece.
- Cambio de tamaño. Suele existir cierto trauma a la hora de crecer. Si podemos, vayamos al extranjero o a donde sea, pero que nos conozcan en otros lugares.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Detrás de cada "gran hombre" hay unas grandes sombras... Y este no es excepción.

Anónimo dijo...

Supongo que la envidia lleva a hacer comentarios como el anterior.

Quien busca mejorarse y mejorar su entorno cada dia, y ejercita la autocritica con humildad, acaba siendo un "gran hombre". Este señor desde luego que es un gran profesional y tambien una gran persona.

Tuve la suerte de poder conocerlo y aseguro que es un señor con muchas buenas ideas y un gran corazon.

Compártelo