miércoles, 13 de mayo de 2009

Ideas en movimiento



Cuando lanzamos una idea, cuando la compartimos ocurre un fenómeno muy curioso. La persona con la cual compartes esa idea la devuelve con una dirección. Me explico; la dirección que toma una idea compartida depende de la otra persona, su cultura, personalidad, su estado de ánimo… Esto es, cuando comunicamos una idea, el feedback puede ser positivo o negativo (arriba y abajo). Un ejemplo de práctico para explicar esto:

- Se me ha ocurrido que podrían poner sillones cómodos en las paradas de autobús.

Si una persona utiliza la óptica positiva te diría:

- ¡Qué buena idea, me parece genial!

Si una persona utiliza la óptica negativa te dirá:

- Eso es una tontería, eso no sirve para nada.

Pero existe otro tipo de dirección. La que se desplaza hacia los lados. El pensamiento lateral bautizado por Edward de Bono pretende crear nuevas perspectivas. Cuando se utiliza el pensamiento lateral estás moviendo la idea a otros campos. Estamos muy poco acostumbrados a utilizarlo. Si lo usáramos, no nos limitaríamos a decir que buena idea o que mala idea. Trataríamos de transformar la realidad aplicando el concepto a otros escenarios, modelándolo, reinventándolo.

Me he dado cuenta de que es difícil contagiar ideas, y sobre todo en nuestra cultura racional y basada en lo práctico. Cualquier idea es posible, cuando la tenemos es por algo, intuimos algo que puede mejorar. Es tan importante tener ideas como hacer que quien las escuche logre dirigir tu idea hacia arriba y hacia un lado. Sólo así puedes mejorarla, transformarla, moldearla. Si te limitas a decir eso no funcionaría te estás convirtiendo en un asesino de la idea, y de esos tenemos muchos.

2 comentarios:

Iván dijo...

Creo que es fundamental compartir las ideas,a partir del conocimiento de otras personas podemos mejorar,ampliar y co crear,aunque a algunos 9muchos)del mundo empresarial les sigue costando la palabra COMPARTIR.
un abrazo desde Asia
Ivan

Esther dijo...

Aupa Ion!
Espero que este comentario no sea por mi! jejeje
No me considero una asesina de ideas! ;) aunque sí que a veces, si estoy un pelín estresada me centro demasiado en la practicidad...

Un abrazo y nos vemos mañana!

Esther

Compártelo