martes, 14 de julio de 2009

Herejes


Señoras y señores, ha llegado la hora del cambio y con ello la nueva oleada de herejes que si en tiempos antiguos fueron seres desdichados, actualmente son el capital más preciado de nuestra sociedad.

Estos seres están cansados del escenario en el que viven, son gente eternamente insatisfecha y no están dispuestos a aceptar las situaciones que les vienen dadas. Ante tal inconformismo deciden enfrentarse a nuevos problemas. Sí, problemas, puesto que escapan de la facilidad que les brinda la vida cotidiana para tratar de revolucionar su mundo y hacerlo un lugar algo menos aburrido, algo menos cómodo.

Los herejes no aman el sistema, porque consideran que su amor por el mismo es sinónimo de estancamiento. Prefieren rediseñarlo y establecen sus propias normas.

Intuyen, pero analizan para finalmente proponer un concepto nuevo al que seguramente muchos consideran como una locura espontanea. Pero a diferencia de los locos, los herejes tienen razón, y su verdad es auténtica. Su verdad difiere de esa otra “verdad” que el sistema impone para acallar las bocas del resto de conformistas.

Los herejes son personas desequilibrantes y en ocasiones se los suele tachar de problemáticos. Diseñan el futuro, y lejos de pedir permisos y acatarse a las normas que establece la ley, se las saltan. Siempre que las cosas no funcionen podrán tener la oportunidad de pedir perdón. Aquí es donde sí recuerdan cosas como que el perdón es divino ; )

No atienden al corto plazo, puesto que si creyeran que iban a obtener resultados inmediatos de su salida del status quo, jamás comenzarían sus hazañas. Simplemente creen en una idea, la dibujan y se aventuran a hacerla realidad.

Pero paradójicamente, la más valiosa de las virtudes de los herejes es su fe, puesto que creen que es posible aquello que un día vislumbraron y se vieron obligados a plasmar en la primera hoja que tenían a mano.

Además, no se rinden pese a la adversidad, que consideran un reto a superar, una nueva oportunidad para fortalecer así su idea.

Tienen la capacidad de enamorar. De contagiar al resto de personas sus ideas para que poco a poco ese amor se transmita y se extienda hasta alcanzar muchos otros corazones.

Señoras y señores, nos encontramos en la época de los herejes, catalizadores del cambio, símbolos del fin de la confusión, cazadores de sueños y amantes de las ideas que cambiarán el mundo.

4 comentarios:

Iván dijo...

Grandisimo post Ion!!!
me ha encantado
Podemos jejejee
como van las cosas? el proyecto de la huertas urbanas?

jguridi dijo...

Veo que últimamente andas dando vueltas alrededor de los herejes, los inconformistas, inadaptados o como quiera que los cataloguen. La verdad es que cada día me encuentro con más gente que quiere cambiar las cosas, algunos más, otros menos, en diferentes direcciones... pero cambiar. Ánimo, el camino será largo pero como dice un famoso slogan, "Impossible is nothing"!!

Esther dijo...

Pues sí! buen post Ion!! Pero como tu sabes no solo deben quedarse los temas en ideas! sino que hay que actuar, focalizar.... jejeje

Iván! el proyecto de las huertas urbanas es confidencial!! jejeje te lo digo con conocimiento de causa! :)

Ion Gómez dijo...

Hay una frase que siempre me ha gustado y que dice lo siguiente:

Siembra un pensamiento, cosecha una acción;
siembra una acción, cosecha un hábito;
siembra un hábito, cosecha un carácter;
siembra un carácter, cosecha un destino.