sábado, 15 de agosto de 2009

El día que me casé con la señorita Mac



- Hola madre, me he enamorado y me quiero casar.
- ¡Vaya! ¿Quién es la afortunada?
- Bueno, en realidad...
- ¿La conozco? ¡Qué emoción! ¿Pero de dónde es? ¿Es guapa? Espero que sea buena para ti...
- Lo he decidido definitivamente puesto que llevo mucho tiempo detrás de ella. No sé que tiene, pero me vuelve loco. Se trata la señorita MacBook Pro de Apple.
- Hijo... Eres un puto friki.


Vale, esto es una representación absurda y exagerada de un fenómeno que suele ocurrir de vez en cuando: La adquisición de una nueva computadora, pero cuando nos compramos un ordenador personal estamos firmando un contrato para varios añitos.

El caso es que hace algo más de una semana me compré el juguetito en cuestión y no puedo estar más entusiasmado con él.

Para aquellas personas que pasan gran parte de su tiempo delante de la pantalla de un ordenador esta decisión suele resultar difícil, que si la usaré para esto, para lo otro... La vez anterior que adquirí una (hace ya 7 años aproximadamente) atendía a razones más racionales que emocionales. Pero eran otros tiempos, por aquel entonces yo estaba en proceso de ser informático y estaba muy al día de todo lo que a Hardware se refiere. Hoy mis prioridades han cambiado, he decidido ir de lo racional a lo emocional y tanto el diseño como la marca han hecho que me decida sin oponer gran duda.

Pero si antes ya me cautivaba, una vez adquirida la máquina, todo son alagos para la marca. Es simplemente una genial obra maestra. Gracias Apple, señor Steve Jobs, es usted un crack.

Conseguir esto en un consumidor es algo realmente difícil. Apple lo está haciendo poco a poco, distinguiéndose en diseño y en amor por todo lo que hace. Y eso se transmite a aquellos que compran alguno de sus productos. Cuando compras Apple estás pagando marca, pero no te importa pagar algo más de dinero por un producto que puedes encontrar a menos precio por las "mismas" características (creo que estos ordenadores son inigualabres, incomparables ; ) ).

Dudo que Microsoft pueda lograr algo como lo que ha conseguido Apple con sus productos, puesto que las estrategias son muy diferentes, el liderazgo de uno con respecto a otro tiene un océano por delante. Actualmente está intentando comerle la tostada con productos alternativos al Ipod con su nuevo reproductos MP4 Zune, pero dudo que pueda ponerse al mismo nivel. El cuanto al sistema operativo, el Leopard de Apple creía que iba a resultar costoso de aprender. ¡Es para tontos! Si eres una persona multitarea, este es tu sistema...

Pero el mayor objetivo que puede lograr una marca es que el consumidor se sienta identificado y diga: ¡Ey! ¡Ese quiero ser yo! o ¡Me siento identificado!

Con el siguiente video me pasó algo parecido y dije, qué bien he hecho en casarme con la señorica Mac:

1 comentario:

carmen dijo...

mi novio se casó con la señorita mac book hace unos meses, fue muy duro recuperarle, durante semanas y semanas sólo hablaba de ella, ahora sólo piensa en conocer a la otra señorita mac (fija), que si sólo hay un cable, que si el teclado es más chulo, que si no tiene torre... steve jobs está poniendo a prueba mi relación.